LA UNAB ENTREGÓ LOS TÍTULOS A SUS PRIMEROS EGRESADOS

La universidad nacional de Almirante Brown realizó el viernes su primera ceremonia de colación. Recibieron sus diplomas 15 egresadas y egresados de las carreras de Gestión de las Organizaciones y Enseñanza de la Matemática. Los graduados son primera generación de universitarios de sus familias. El acto fue en la sede del futuro campus universitario.


El 10 de marzo se convirtió en un día histórico para la Universidad Nacional Guillermo Brown (UNaB), por la realización de la primera entrega de títulos a sus primeros quince egresados y egresadas.

“Este acto simboliza uno de los objetivos cumplidos por la universidad; todos los graduados de esta primera colación son primera generación de graduados en sus familias”, sostuvo el rector Pablo Domenichini, quien encabezó la ceremonia junto al vicerrector Facundo Nejamkis y autoridades de la UNaB y de varias universidades nacionales y provinciales.

Asistieron el diputado provincial Mariano Cascallares; el intendente municipal interino de Almirante Brown Juan José Fabiani, y una nutrida concurrencia de rectores, funcionarios y familiares que compartieron el momento con la comunidad universitaria conformada por docentes, no docentes y estudiantes de la universidad.

El acto tuvo lugar en la ex Quinta Rocca de Burzaco, predio en pleno desarrollo de infraestructura y que en breve será sede del futuro campus universitario. La casona está siendo refaccionada y puesta en valor, simultáneamente se está finalizando el primer pabellón de aulas, y a pocos metros se construye una estación de ferrocarril que facilitará el acceso de estudiantes y docentes.

Un ejemplo de esfuerzo y constancia

Los graduados en esta primera colación fueron María Fernanda Rodríguez, Araceli Lapeyre, Ezequiel Ortega, Geraldine Chaves, Micaela Amarilla y María Laura Ameijeiras, egresados del Ciclo de Complementación Curricular Licenciatura en Enseñanza de la Matemática, y Adriana Flores, Ligia López, Mónica Martínez, Karen Saavedra, Roxana Sosa, Sofía Villalba, María Luján Giménez y Reinaldo Corimayo, de la Tecnicatura Universitaria en Gestión de las Organizaciones. “La educación es la mejor herramienta para poder desarrollar nuestro proyecto de vida en libertad, y el orgullo que hoy nos embarga tiene que ver con el trayecto recorrido”, expresó el rector, quien agradeció el esfuerzo y el compromiso tanto de los alumnos como del plantel docente y no docente de la universidad, en especial por “su respuesta ante la difícil circunstancias” de la pandemia que marcó a esta primera cohorte de egresados, y la colaboración permanente del municipio de Almirante Brown.

También el vicerrector Facundo Nejamkis, felicitó a los egresados y destacó “Tener a un integrante cursando una carrera universitaria también es un gran esfuerzo para las familias”, y subrayó que “nuestro país tiene como uno de sus acuerdos básicos el de brindar educación pública de calidad y gratuita”.

Una universidad abierta y cercana

“Perseveramos y trabajamos muy duro para lograr esta meta, incluso durante el primer año de pandemia, supimos superar las adversidades y nos adaptamos a nuevas formas de estudio y de trabajo”, contó Ezequiel Ortega, quien brindó un discurso como representante de los graduados. Destacó también el perfil abierto y cercano de la UNaB “que trabaja por un mundo más justo e inclusivo”.

La universidad cuenta con 13 carreras. Más de 3.000 estudiantes se han inscripto para comenzar sus estudios en este ciclo lectivo 2023. Este año, adelantaron las autoridades en el acto, iniciará la construcción de un segundo pabellón de aulas y del edificio del Centro de Innovación y Desarrollo.

Los primeros egresados de la UNaB: historias que entrelazan lo personal y lo colectivo

La universidad nacional con sede en Almirante Brown entregó los títulos a sus primeros 15 egresados y egresadas “El éxito no se logra solo, sino con el apoyo de aquellos que nos rodean. No estaríamos aquí sin el apoyo de nuestros familiares y amigos, que espero puedan sentirse orgullosos de lo que hemos logrado, y emocionados de lo que está por venir”. Ezequiel Ortega, elegido por sus compañeros para contar su historia que representa en algún punto la de todos, es uno de los 15 egresados que el 10 de marzo recibieron los primeros títulos entregados por la Universidad Nacional Guillermo Brown, en el predio de la ex Quinta Rocca de Burzaco donde pronto funcionará el campus de la universidad que abrió sus puertas en 2019. Son historias donde lo personal y lo colectivo se entrelaza permanentemente: “Se adelantó el nacimiento de mi hijo Joaquín y tuve que cambiar la fecha de un final”, contó entre otras anécdotas Ezequiel, que obtuvo el título de grado de la Licenciatura en Enseñanza de la Matemática. “Todo lo que sentimos en este día emotivo y que nos llena de orgullo tiene que ver con el camino recorrido, porque estos años, en los que quienes egresan han construido su carrera, son los primeros años de vida de la universidad”, dijo en el acto de colación el rector, Pablo Domenichini. Ligia Marcela López es una de las egresadas de la Tecnicatura Universitaria en Gestión de las Organizaciones, la otra de las carreras que le dio sus primeros egresados a la UNaB. La carrera, para ella, “fue un desafío en lo personal y en lo profesional, porque afectó a mi trabajo, y también a mi familia que me acompañó y supo entender las ausencias”. “Las facu-amigas también fueron fundamentales, y hoy nos recibimos las cuatro”, celebra Ligia junto a tres de sus compañeras. “Es una alegría inmensa ver a los padres, los abuelos, los hijos, todos celebrando –expresó el vicerrector, Facundo Nejamkis–. Todo lo que viene de aquí en adelante para nuestros egresados es mejor, porque van a tener mejores trabajos, una mejor vida, y van a entender mejor los procesos que les toque vivir a lo largo de su vida”.

Una experiencia de crecimiento

“Mi experiencia en esta universidad fue hermosa”, dijo María Fernanda Rodríguez, profesora de matemática y ahora flamante Licenciada en Enseñanza de la Matemática por la UNaB. “Al principio en 2020 todos transitamos un año bastante difícil. Fue complejo, porque en casa teníamos una sola computadora para mis hijos que estudiaban en la secundaria y yo, y había que repartirse los tiempos. Hoy estoy muy contenta de haber terminado, porque anteriormente había desistido de hacer la licenciatura, pero cuando me enteré de que tenía acá cerca la posibilidad de hacer algo que deseaba desde hace mucho tiempo decidí que esta era la etapa para poder cumplir con mi meta”. “Es un gran orgullo compartir con la gente de la universidad esta primera colación, que nos permite contar con quince nuevos profesionales que son primera generación de graduados en sus familias, y empezar a ver el impacto positivo de tener a la universidad en el territorio”, dijo el diputado provincial Mariano Cascallares, quien acompañó a la joven universidad desde los inicios del proyecto y estuvo presente en el acto de colación. “Al principio costó mucho porque la cursada se hizo en pandemia –comentó Araceli Lareyre, otra de las flamantes egresadas de la Licenciatura en Enseñanza de la Matemática–. Había que adaptarse a ese formato, pero después con esfuerzo fue fluyendo y la verdad es que todos los profesores y las autoridades nos apoyaron. Siempre hubo un muy buen acompañamiento que hizo que todo esto sea posible. Valió la pena”.

“Esto me abre el camino”

“Comencé este Ciclo de Complementación Curricular de la Licenciatura en Enseñanza de la Matemática queriendo experimentar una ampliación de mis conocimientos en la docencia. Anteriormente cuando quise formarme en educación superior se me complicaba mucho por el tema de la distancia, pero afortunadamente pude encontrar esta carrera, que además de tener un gran nivel académico, me favoreció un montón en la cercanía para poder concurrir”, contó Reinaldo Corimayo, otro de los quince primeros egresados de la UNaB: “Estar entre los primeros egresados de esta universidad es para mí un gran honor”. “Yo venía trabajando desde hace mucho tiempo en universidades, pero no tenía un título que me respaldara, y esto me abre el camino –recuerda Araceli–. Cuando me enteré de que esta carrera se daba acá, en Almirante Brown, puse todas las fichas, y hoy estoy muy contenta con toda la cursada y con el título logrado. Hoy tener el diploma en la mano es ver concretado todo el esfuerzo de estos años. Es muy importante tener a la universidad cerca, y es muy importante que eso sea una política de Estado”. “La universidad sigue creciendo y ya tiene a sus primeros egresados, que a partir de ahora son los embajadores por los que la UNaB va a ser reconocida”, destacó el rector Pablo Domenichini.